Instrumentos de Chano Domínguez

Al ser un músico de jazz bastante condecorado y con una larga trayectoria, no es de extrañar que Chano Domínguez sepa tocar más de un instrumento musical. Sin embargo, hay ciertos aspectos de la vida de Chano Domínguez que se relacionan directamente con los instrumentos musicales y la música en general que muy pocos conocen de él, haciendo que se pierda gran parte de la esencia que impregnan sus composiciones cuando estas son escuchadas.

Por tal motivo, si quieres disfrutar como es debido todo lo que la música de Chano Domínguez tiene para ofrecer, entonces te conviene saber lo que aparece enseguida.

Los primeros instrumentos de Chano Domínguez

Pese a que Chano Domínguez sea un músico al cual se le conoce por ser un referente en el jazz, lo cierto es que él no empezó su incursión en la música con este género tan específico. Más bien, su incursión musical comienza de la mano de su padre que, muy aficionado de la música flamenca, le regala a su hijo una guitarra flamenca, conocida también como guitarra española o más sencillamente como guitarra acústica.

Con esta guitarra, el para aquél entonces joven Chano Domínguez empezó a practicar de oído las canciones que a su padre tanto le gustaban, colocando un disco en su casa y tratando de emular ese sonido que alcanzaba a escuchar.

Poco a poco, el amor de Chano Domínguez por la música fue creciendo y, una vez que cumplió 12 años de edad, el joven empezó a participar en el coro de la iglesia de su localidad, teniendo acceso al órgano de fuelles de la iglesia a la cual acudía, mismo instrumento que se dedicaba a tocar a escondidas durante esa temprana época.

Desde ese momento en conjunto con el órgano de la iglesia, Chano Domínguez quedó particularmente enamorado del sonido de las teclas, desempeñándose de forma específica de aquí en adelante a tocar el teclado o el piano, practicando tanto como podía en su barrio hasta que formó parte de diversos grupos de música folklórica que lo fueron arrinconando cada vez más y más a su género predilecto: El jazz.

Instrumentos predilectos de Chano Domínguez

Como compositor y pianista, Chano Domínguez tiene una carrera bastante larga, más que la media, lo cual hacen que su estilo se pueda adaptar con más facilidad a toda clase de instrumentos. No obstante, con el paso del tiempo se fue inclinando cada vez más por el jazz y eso hizo que sintiera una predisposición mucho más fija a los siguientes instrumentos musicales que, de una forma u otra, expresaban mucho mejor sus temas y canciones. Dichos instrumentos predilectos de Chano Domínguez son:

  1. La Batería, instrumento de percusión del cual pudo aprender mucho en sus primeros años como uno de los más sonados intérpretes de rock andaluz.
  2. El Saxofón, instrumento musical de viento que realmente se suele asociar casi que inmediatamente con el Jazz.
  3. El Contrabajo, perfecto para dar mucha más sobriedad y un sonido más claro de jazz a todas sus creaciones musicales e, inclusive, a alguna que otra reinterpretación de canciones que ya existieran y que fueran conocidas.
  4. La guitarra española, elemento clave para Chano Domínguez puesto que, desde aproximadamente el año 1992 ya este músico tenía en mente el combinar los géneros del jazz con el del flamenco (para lo cual esta clase de guitarra era indispensable).
  5. El Piano o el teclado, instrumento mixto el cual es el predilecto de Chano Domínguez y por el cual se le suele conocer y asociar. La ventaja que tiene este instrumento musical con los demás es que este se puede adaptar a cualquier tipo de género musical que existe actualmente, dando una base firme para crear nuevos géneros como el jazz-flamenco que tanto quería Domínguez.

El Piano de Chano Domínguez

Si bien es cierto que todos y cada uno de los instrumentos de Chano Domínguez son importantes para expresar su música, ninguno puede ser considerado tan sobresaliente como el piano, instrumento musical que el mismo Chano aprendió a destiempo.

  • En palabras del mismo músico, su incursión al piano como tal fue tardía y para nada ordinaria. Él cuenta que cuando tenía 16 años aproximadamente se colaba a la iglesia de su parroquia para tocar el órgano que ahí había, pero no lo hacía sabiendo qué era un órgano o un piano en particular. Él simplemente jugaba, en palabras de Chano Domínguez.
  • Teclear ese órgano a los 16 le permitió poder formar parte de grupos de música folclórica, en donde precisamente siempre hacía falta un tecladista para poder desempeñarse en este instrumento tan particular.

Así pues, a prueba y error autodidáctico empezó su camino hacia los instrumentos relacionados al piano: teclados, órganos, pianos eléctricos, sintetizadores y demás. No fue sino hasta que decidió tomarse las cosas en serio que realmente decidió aprender a tocar el piano, convirtiéndose este instrumento al final del día por el cual sería más conocido.

De hecho, gracias a esta inusual formación musical que tuvo Chano Domínguez es que a él se le hace tan sencillo improvisar, dando clases precisamente de este tema y enseñando su filosofía musical que consiste en, básicamente, jugar y ser creativos con el instrumento musical (en este caso, el piano).

Como dato curioso sobre Chano Domínguez, se puede mencionar que él mismo cuenta con un diminuto piano de tres octavas que siempre lleva con él para cualquier atisbo de creatividad que se le ocurra sin que pueda tener un piano a la mano, recordando pues que este instrumento tan particular no es lo suficientemente ligero como para ser transportado por todos lados y que, por tanto, siempre tiene que tocar con el piano o teclado que tenga a la mano en el momento, para realizar sus interpretaciones.

Con todo esto mencionado, no cabe duda que tiene un cierto grado de genialidad el pianista español Chano Domínguez, mismo que empezó su carrera sin hacer mucho ademán y que, sin pena ni gloria, ya ha cosechado un poco más de 40 años de experiencia musical, mismos años que encierran todo un arsenal de música que vale la pena escuchar una y otra vez. ¿Qué piensas tú de todo esto?